Lg/ As Nogueiras 36

             36153 - Pontevedra

666 132 507

También atendemos WhatsApp

BLOG

Cómo realizar una buena habituación

Debemos habituar a nuestro cachorro a todos los estímulos que se nos ocurran, cuantos más, mejor. Echadle imaginación. Siempre que la habituación al estímulo no comprometa el bienestar de nuestro perro, será una experiencia más.

CIUDAD

Pasear por ciudad nos puede ayudar en varios aspectos. El perro estará expuesto a un montón de estímulos de diferente naturaleza: personas, bicicletas, coches, perros, suelos y espacios diferentes, etc.

Tipos de suelo

Los cachorros deben acostumbrarse a pisar sobre suelos resbaladizos, inestables o con diferentes texturas. Si vemos que evitan algún tipo de suelo, podemos animarlos a que lo pisen utilizando comida o con algún juguete. Para realizar una buena habituación, introduciremos suelos de rejilla, brillantes, de cristal, zonas con piedras, hacerlos caminar sobre un espejo, una colchoneta o cama elástica, por un pantalán, encima de bolsas o botellas de plástico, etc.

Aparte de los suelos, estaría bien habituarlo a subir diferentes tipos de escaleras. Los cachorros, mientras están en crecimiento, no deben subir demasiadas escaleras, pero estaría bien que subieran un par de escalones de diferentes tipos (caracol, escaleras con hueco entre los escalones, escaleras mecánicas, con diferente ancho y altura del escalón…).

Ruidos

Es muy frecuente encontrarnos con perros que muestran conductas de miedo o evitación ante diferentes ruidos. Con una buena habituación desde cachorros podemos evitar la mayor parte de estos miedos. Aprovecharemos los momentos en los que le damos de comer o jugamos con el perro para que se acostumbre a escuchar diferentes sonidos. Estos sonidos tienen que ir en una intensidad tal que no le impidan comer o jugar al perro, pero sí que lo distraigan un poco. Podemos utilizar el ruido de aspiradoras, secadores de pelo, botellas, bolsas de plástico, instrumentos musicales, cacharros metálicos, bocinas, tráfico, motos, gente hablando alto, etc.

Espacios

Es importante dejar al cachorro investigar en diferentes espacios y ambientes. Llevarlo a tomar algo a una terraza, hacer visitas a la clínica veterinaria o peluquería para que no establezca una relación negativa con estos espacios, ir al monte o a la playa, entrar en tiendas…

Collar, correa, arnés

Los primeros días le molestará un poco llevar collar o arnés, pero es bueno que se vayan acostumbrando. Lo mismo ocurre con los paseos con correa: si le enseñamos desde pequeño que la correa es un límite (no avanzamos cuando haya tensión en la correa), podremos pasear tranquilamente sin que nos arrastre cuando sea mayor.

Objetos

Presentadle diferentes objetos y dejad que los reconozca, sin forzar el acercamiento si le da miedo. Si vemos que le cuesta mucho o tiene poco interés, podemos poner comida cerca para animarle a acercarse. Lo ideal sería empezar con objetos que sepamos que son más familiares para el cachorro y, poco a poco, ir diversificando los tipos de objetos. Podemos utilizar maletas con ruedas, bicicletas, aspiradoras, bolsas, paraguas, etc. 

TRANSPORTE

El coche es un medio de transporte que es muy probable que el perro utilice en algún momento a lo largo de su vida (viajes, visitas al veterinario, paseos, acceso a pistas de entrenamiento, etc.).

Algunos cachorros se marean en sus primeros viajes en coche, gimen, vomitan, se baban... Si nos ocurre esto, debemos trabajar una habituación progresiva que va desde montarse al coche y bajar hasta poder llevarlo en trayectos largos. Ante un problema de este tipo lo ideal es elaborar un plan adaptado al perro en función a la intensidad y la causa de la conducta.

Si tenemos la posibilidad, estaría bien habituarlo a otros medios de transporte como el tren, metro, autobús, barco, etc.

Una de las mejores formas de llevar a nuestro perro en el coche es que viaje en transportín, pero también podemos llevarlo con un arnés y un cinturón anclado al vehículo.

Transportín

En una entrada anterior del blog hablamos de sus usos y de cómo hacer una buena habituación. También podemos habituar al perro a estar en un parque para cachorros. La idea es que pueda estar en diferentes espacios sin que suponga un problema para el perro y no le genere estrés. De esta forma trabajamos la calma y la independencia, y evitamos problemas de ansiedad por separación en el futuro. 

Ascensor

Normalmente los cachorros no tienen mucho problema para montar en ascensor, pero si no han sido habituados de pequeños puede que les resulte una experiencia desagradable. Si no tenemos ascensor en nuestra vivienda podemos utilizar el de un parking público o similar para hacer la habituación.

 

Por último, recordad que no basta con que haya tenido la experiencia una vez en su vida, si no que es algo a lo que debe estar expuesto con cierta frecuencia durante la etapa de socialización.